Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Islam’

Imagen de Medusa, Templo de Apolo

En el sudoeste de Turquía, sobre el maravilloso mar Egeo, hay una pequeña ciudad turística llamada Didim , que en la antigüedad fue un importante puerto comercial para las civilizaciones griega y romana. De aquellos días gloriosos quedan, en la parte más alta de la ciudad, las ruinas del Templo de Apolo. Justo en el otro extremo las d oradas playas de Altinkum cortan el paso al viajero.

A mitad de camino entre el Templo y el mar, en una calle transversal se encuentra un modesto negocio familiar donde pueden degustarse los mejores crepes salados (gözleme) caseros, mientras se curiosea entre las antigüedades exhibidas en una vitrina. Los gözlemes se amasan en el momento y se hornean sobre una plancha convexa, y por la complejidad de su preparación son pocos los sitios donde se hacen. Mientras la mujer, maestra retirada, cocina esta exquisitez para el afortunado cliente, el marido ofrece monedas antiguas, algunas del Imperio Otomano, con fascinantes inscripciones árabes.


Sin embargo, la mayor rareza de este negocio la constituyen sus propietarios, ya que ambos esposos se definen ateos en un país en el que el 99% de la población es fuertemente musulmana. Yusuf, el dueño del bar-anticuario (el nombre es inventado ya que así lo prefirió él por su propia seguridad, a pesar de acceder a hacerse fotos) se prestó amable y orgullosamente a contestar una serie de preguntas que le llevé traducidas y por escrito, para que los lectores de este blog se hicieran una idea de las dificultades y esperanzas que pueblan el día a día de un turco, que en su propia tierra no profesa la fe de Mahoma.

En este punto quisiera agradecer la inestimable ayuda de mi amigo Mehmet “Karavan” Alí, quien tradujo fielmente, primero mis preguntas y luego las respuestas de Yusuf.


¿Dónde y cuándo naciste?

Nací hace 55 años en un pueblito llamado Yenice, en la provincia de Aydin.

¿A qué te dedicas?

Toda la vida trabajé en la construcción, como albañil y también como carpintero de obra, pero ahora estoy retirado y trato de ganar algún dinero extra ofreciendo antigüedades a los clientes del bar.

¿Eran tus padres musulmanes?, ¿cómo y cuándo te convertiste en ateo?

Sí, mi madre y mi padre eran musulmanes, pero mi esposa y mis hijos son ateos, gente de mente abierta. Yo mismo viví como musulmán hasta los 15 años, cuando conocí la doctrina marxista y comencé a mil itar en el socialismo.

¿Es fácil ser ateo en Turquía?

No, no es fácil ser ateo en Turquía. Aunque esta parte del país es menos religiosa que el Este y el tema de la religión no es tan importante, me cuido de hablar de religión con cualquiera. Por ejemplo, puedo discutir con la gente mis ideas políticas, pero trato de mantener en secreto mi ateísmo.

Un señor se acerca a nosotros, cruzando la calle. La esposa de Yusuf le hace una señal, y él, disimuladamente, da vuelta el cuaderno donde está escribiendo las respuestas a mis preguntas, mientras lo saluda y conversa con él brevemente. Cuando el hombre se va, Yusuf me indica con gestos que se trata de una persona muy poco discreta, y continúa con el cuestionario.

Según tu opinión, ¿cuáles son los peores aspectos de las religiones?

Creo que las religiones usan a la gente simplemente para perpetuar su posición de privilegio en la sociedad. Niegan los progresos tecnológicos y científicos, por ejemplo, cuando apareció la televisión decían que era un instrumento demoníaco. Además, aparentan estar junto a los pobres y necesitados, pero en realidad están siempre con los ricos y poderosos.

¿Hay muchos ateos entre tus allegados?, ¿crees que el ateísmo está creciendo en Turquía?

No hay muchos ateos entra la gente que conozco, aunque ellos también lo mantienen en secreto. Sin embargo creo que el ateísmo está creciendo en mi país, entra la gente joven de pensamiento progresista.

Share on Facebook

Share

Read Full Post »

La forma en que el Islam considera el fenómeno de la apostasía es complejo y espinoso. Está dividido básicamente en dos corrientes: Una, que se basa en los versículos del Corán, predica el derecho al librepensamiento. La otra, basada en los “hadices” o dichos de los profetas posteriores y externos al Corán, sostiene la pena de muerte como castigo para el apóstata.

En un magnífico artículo titulado: “Libertad de conciencia y apostasía en el Islam”, Abdenur Prado hace hincapié en el hecho de que “la libertad de conciencia es uno de los principios más firmemente y reiteradamente establecidos en el Qu’rán, sin que pueda caber la menor duda sobre ello”. Prado justifica esta aseveración con los siguientes versículos del libro sagrado musulmán:

Ciertamente, hemos hecho descender sobre ti
esta escritura divina, que expone la verdad,
en beneficio de toda la humanidad.
Y quien elija ser guiado [por ella],
lo hace por su propio bien,
y quien elija extraviarse,
se extravía sólo en detrimento propio;
y tú no tienes poder para determinar su destino.
(Qur’án 39: 41).

Exhórtales, pues, [Oh Profeta]; tu tarea es únicamente exhortar:
no puedes obligarles [a creer].
(Qur’án 88: 21-22).

Y di: “La verdad [viene] de vuestro Sustentador:
así pues, quien quiera, que crea, y quien quiera, que la rechace”.
(Qur’án 18: 29).

Tú no puedes obligarles en absoluto [a creer].
Aún así, advierte, por medio de este Qur’án,
a todo aquel que tema Mi advertencia.
(Qur’án 50: 45)

Y si tu Señor quisiera creerían todos los que están en la tierra.
¿Acaso puedes tú obligar a los hombres a que sean creyentes?
Ningún alma puede creer si no es con permiso de Al-lâh.
(Qur’án 10: 99-100)

Después de leer esto, nos preguntamos en qué se basan entonces las órdenes de ejecución a apóstatas, emitidas por autoridades religiosas en países como Irán y Somalia. De este último país nos llegó en julio de 2009 la aberrante noticia de que siete personas habían sido decapitadas por milicianos islámicos, a causa de haber abandonado se fe y practicar espionaje. Sucede que estas escuelas de jurisprudencia basan sus sentencias en ciertos hadices que contradicen el precepto coránico a este respecto.

A continuación cito los hadices más comúnmente usados para justificar el asesinato:

“No es lícito {derramar} la sangre de un musulmán, salvo en uno de estos tres casos: el casado que comete adulterio, vida por vida, y aquel que abandona su religión y se enfrenta a la Comunidad”.

“A aquel que cambia de religión, matadlo”

Al igual que sucede en la mafia y en otras organizaciones criminales, se impone la muerte al que decide marcharse.

Toda esta situación se agrava por estar el Islam asimilado al Estado en la mayoría de los países bajo esta fe. Con lo cual, la ley que se aplica a los ciudadanos es la ley que dictan las escuelas de jurisprudencia religiosa, las cuales a pesar de sus contradicciones, han aceptado los hadices precedentes.

Visto lo visto la situación no es nada propicia para el que quiera desvincularse de la religión musulmana. Existe, sin embargo, la esperanza de que algún día se respete la libertad de conciencia en el Islam, gracias a un buen número de intelectuales religiosos que rechazan la barbarie de las ejecuciones a apóstatas, entre otras graves injusticias dentro de su comunidad. Fue este el caso de Hassan Turabi, proclamado apóstata por el Comité de Ulemas Musulmanes de Sudán, en abril de 2006. Lo que le valió esta condena fue haberse declarado a favor del matrimonio entre una mujer musulmana con un no musulmán, además de haber defendido el imamato (sacerdocio) femenino.


Share on Facebook

Share

Read Full Post »