Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘como apostatar’

En todos los foros ateos en los que participo encuentro gente buscando información sobre la manera de apostatar. Unos hablan de la necesidad de aportar testigos, otros de cartas documento, pero mi caso fue bastante sencillo a pesar de vivir fuera del país donde fui bautizada.

A continuación paso a relatar cómo logré apostatar, con la esperanza de que la información sea útil para muchas personas.

Actualmente resido en el sur de España, aunque nací y fui bautizada en Argentina, más exactamente en la ciudad de Mar del Plata. A comienzos de 2009, a raíz de los comentarios de Ratzinger en África acerca del uso del preservativo, me decidí a hacer algo largamente deseado y postergado: comencé a indagar información sobre cómo apostatar de la Iglesia católica. Guiada por lo que encontré en algunas webs ateas, hice una copia de una extensa carta, que remití por correo a la diócesis de mi ciudad natal. También adjunté una fotocopia autenticada de mi documento de identidad. Pero más tarde descubrí que todo eso no era necesario.

Como el tiempo pasaba y no recibía respuesta, un día llamé por teléfono a la diócesis en Mar del Plata y pedí hablar con la persona encargada de los trámites de apostasía. De esta forma me puse en contacto con el sacerdote Walter. Él dijo haber recibido mi carta, pero me explicó que yo debía presentar mi solicitud de apostasía ante la diócesis de la ciudad donde estaba domiciliada en la actualidad, y que desde allí remitirían mi pedido a Mar del Plata.

De acuerdo a mi residencia actual me correspondía la diócesis de Málaga, así que me dirigí hacia allí una mañana, con mi documento de identidad y los datos referentes a mi bautismo (fecha y Parroquia) que me los transmitió mi madre. Aquí quiero acl arar que los datos sobre el bautismo no los tuve que presentar por escrito, sino simplemente decírselos al párroco que me atendió en Málaga. Ahí me pidieron el documento, que ellos mismos fotocopiaron, y me hicieron rellenar un formulario estándar, mediante el cual solicité mi apostasía. Eso fue todo. Semanas más tarde llegó a mi domicilio una carta con el certificado correspondiente, en el que consta que apostaté formalmente.


En este enlace encontrarás un directorio de diócesis hispanoamericanas (pincha acá). Te recomiendo comunicarte con la diócesis donde fuiste bautizad@ antes de hacer nada, y conversar con el sacerdote que corresponda, acerca de tu intención de apostatar. Puedes citar mi caso, o incluso comunicarte con el sacerdote Walter en la diócesis de Mar del Plata para que él interceda por ti, si tienes inconvenientes.

En este asunto, la clave es perseverar, insistir, no perder la paciencia ni la determinación. Entre una cosa y otra, a mí me llevó casi un año, pero lo conseguí. ¡Ánimo!

Share on Facebook

Share

Read Full Post »

Después de muchas idas y venidas, resultó ser todo más sencillo de lo que aparentaba. En primer lugar, debes dirigirte a la Diócesis (directorio) que corresponda a tu domicilio actual. Tanto si has sido bautizado/a allí como si lo has sido en otro sitio. Es decir que si recibiste el bautismo en una cierta ciudad, pero ahora vives en otra, o incluso en un país diferente, de todas maneras debes iniciar el trámite según corresponda a tu domicilio actual. Son ellos mismos los que se encargan de hacer llegar tu solicitud a la Parroquia pertinente.

En la diócesis tienen, o deberían tener, un formulario estándar para que lo completes. Por tu parte, tendrás que aportar simplemente tu documento de identidad y los datos relativos a tu bautizo: Lugar (Parroquia tal, de la ciudad tal. Si sabes la dirección mejor.), y fecha. No hace falta que estos últimos datos los lleves por escrito, basta con que proporciones la información verbalmente.

La Iglesia tiene la obligación legal de desafiliarte, de modo totalmente gratuito. Incluso, una vez finalizado el proceso, puedes ir personalmente a la Parroquia donde fuiste bautizado, o enviar a un familiar en tu nombre, y solicitar ver el Libro de Bautismos, para cerciorarte de que tus datos hayan sido borrados o tachados completamente de él. Ten en cuenta que en el obispado al que pertenece la Parroquia guardan una copia de estos datos, y es aconsejable que confirmes haber sido tachado ahí también. Esto es importante porque si aún pueden leerse tus datos, podrían seguir contándote como cristiano para las estadísticas, lo cual como explico en la página Por qué apostatar, no queremos que suceda.

Sin embargo, es muy probable que en la diócesis y en la parroquia se nieguen a tachar tus datos, y en cambio realicen solamente una anotación al margen en la que conste tu acto de apostasía. En España, por ejemplo, los libros bautismales están protegidos contra cualquier modificación, por una vergonzosa sentencia del Tribunal Supremo que los considera documentos históricos. Esa sentencia está siendo recurrida por la Agencia Española de Protección de Datos, que entiende que es un derecho de las personas el cancelar su pertenencia a una determinada asociación cuando así lo deseen.

Share on Facebook

Share

Read Full Post »