Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘apostasía’

En todos los foros ateos en los que participo encuentro gente buscando información sobre la manera de apostatar. Unos hablan de la necesidad de aportar testigos, otros de cartas documento, pero mi caso fue bastante sencillo a pesar de vivir fuera del país donde fui bautizada.

A continuación paso a relatar cómo logré apostatar, con la esperanza de que la información sea útil para muchas personas.

Actualmente resido en el sur de España, aunque nací y fui bautizada en Argentina, más exactamente en la ciudad de Mar del Plata. A comienzos de 2009, a raíz de los comentarios de Ratzinger en África acerca del uso del preservativo, me decidí a hacer algo largamente deseado y postergado: comencé a indagar información sobre cómo apostatar de la Iglesia católica. Guiada por lo que encontré en algunas webs ateas, hice una copia de una extensa carta, que remití por correo a la diócesis de mi ciudad natal. También adjunté una fotocopia autenticada de mi documento de identidad. Pero más tarde descubrí que todo eso no era necesario.

Como el tiempo pasaba y no recibía respuesta, un día llamé por teléfono a la diócesis en Mar del Plata y pedí hablar con la persona encargada de los trámites de apostasía. De esta forma me puse en contacto con el sacerdote Walter. Él dijo haber recibido mi carta, pero me explicó que yo debía presentar mi solicitud de apostasía ante la diócesis de la ciudad donde estaba domiciliada en la actualidad, y que desde allí remitirían mi pedido a Mar del Plata.

De acuerdo a mi residencia actual me correspondía la diócesis de Málaga, así que me dirigí hacia allí una mañana, con mi documento de identidad y los datos referentes a mi bautismo (fecha y Parroquia) que me los transmitió mi madre. Aquí quiero acl arar que los datos sobre el bautismo no los tuve que presentar por escrito, sino simplemente decírselos al párroco que me atendió en Málaga. Ahí me pidieron el documento, que ellos mismos fotocopiaron, y me hicieron rellenar un formulario estándar, mediante el cual solicité mi apostasía. Eso fue todo. Semanas más tarde llegó a mi domicilio una carta con el certificado correspondiente, en el que consta que apostaté formalmente.


En este enlace encontrarás un directorio de diócesis hispanoamericanas (pincha acá). Te recomiendo comunicarte con la diócesis donde fuiste bautizad@ antes de hacer nada, y conversar con el sacerdote que corresponda, acerca de tu intención de apostatar. Puedes citar mi caso, o incluso comunicarte con el sacerdote Walter en la diócesis de Mar del Plata para que él interceda por ti, si tienes inconvenientes.

En este asunto, la clave es perseverar, insistir, no perder la paciencia ni la determinación. Entre una cosa y otra, a mí me llevó casi un año, pero lo conseguí. ¡Ánimo!

Share on Facebook

Share

Anuncios

Read Full Post »

Se ha gestado recientemente en facebook un perfil en castellano, llamado Apostasía Colectiva, que al día de hoy cuenta con 3865 seguidores. Aloja también varios foros donde se tratan temas relacionados con el ateísmo y la apostasía en general. Vale la pena visitarlo, dejar un comentario en su muro y participar en alguno de los foros.

Muchos de los que escriben en ese perfil, manifiestan haber tenido, y seguir teniendo serias dificultades a la hora de intentar apostatar. Ocurre que cada diócesis asume una postura diferente con respecto a este tema y en muchos casos se dificulta e incluso se niega el acto de apostatar a los que así lo solicitan. Esta situación, inadmisible en cualquier estado de derecho, debe ser corregida sin demora. La Iglesia católica es una institución más, que opera en un cierto territorio nacional, y como tal no puede estar al margen de la ley. Ninguna persona debería verse forzada a seguir perteneciendo a una entidad con la que ya no simpatiza, y ante la que ha hecho constar su intención de desvincularse.

Es hora de que nuestros legisladores y representantes en el gobierno exijan a la Iglesia un procedimiento claro, homogéneo y expeditivo para otorgar la apostasía a todos aquellos que la soliciten. Por eso el perfil Apostasía Colectiva tiene una gran relevancia, porque nuclea y hace visible el número de personas (posibles votantes) a los que afecta esta situación. Cuantos más seamos, más alto se oirá nuestra voz.

Para obtener información sobre cómo apostatar, buscar en el archivo de febrero de 2010, el artículo Cómo apostatar.


Share on Facebook

Share

Read Full Post »

El día 15de abril de 2010 finaliza el plazo para suamarse a una nueva iniciativa de apostasía colectiva, esta vez en la ciudad de Ávila. Esta campaña está organizada por la Confederación Nacional del Trabajo de Ávila (CNT). ¡Éxitos!


Share on Facebook

Share

Read Full Post »

El Tribunal Supremo Español obstaculiza la apostasías

En una sentencia difícil de creer, el Tribunal Supremo Español (TSE) anuló en 2008 un dictamen de la Audiencia Nacional que consideraba a los libros de bautismo como ficheros de datos en los que se podían añadir anotaciones de cancelaciones de inscripción a la Iglesia católica, cada vez que alguien lo solicitara.

La Audiencia Nacional había dado la razón a la resolución de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), que en mayo de 2006 instó al Arzobispado de Valencia a anotar en la partida de nacimiento de un ciudadano que pretendía apostatar, que el mismo había ejercido su derecho de cancelación de la inscripción a la religión católica. Para anular la sentencia, el TSE argumentó que los libros de bautismo no pueden considerarse ficheros, por lo cual no estarían sujetos a la ley de protección de datos.

No obstante, la AEPD recurrió esta sentencia por considerar que vulnera la configuración del derecho fundamental a la protección de datos personales, entre otros motivos, a raíz de una interpretación errónea del concepto “fichero”. A día de hoy se continúa esperando que el tribunal Constitucional se pronuncie al respecto.

Esta lamentable e increíble decisión del TSE significará sólo un obstáculo temporal a la realización de apostasías en España, pero no conseguirá frenar  la voluntad de miles de personas de dejar de ser consideradas miembros de la Iglesia católica. De hecho las solicitudes de apostasía aumentan cada año. Sólo en junio de 2006, 1500 personas presentaron su apostasía ante el Arzobispado de Valencia que, junto con el de Madrid son los más refractarios a encauzar las desvinculaciones. Entre diciembre de 2005 y el mismo mes de 2007, el Arzobispado de Madrid recibió 3000 pedidos de apostasía que no han obtenido respuesta.

Al mejor estilo fundamentalista, la Iglesia española pretende forzar a los apóstatas a seguir siendo algo que no son. No debemos extrañarnos de que así sea, recordemos la gran importancia que la mayoría de los cristianos le da a las apariencias, y la poca importancia que dan a cumplir los preceptos más básicos de su fe, como “amarás al prójimo como a ti mismo”. En un pulso que la Iglesia ya ha perdido de antemano, este episodio es simplemente un desesperado e inútil manotazo de ahogado.

Share on Facebook

Share

Read Full Post »

La forma en que el Islam considera el fenómeno de la apostasía es complejo y espinoso. Está dividido básicamente en dos corrientes: Una, que se basa en los versículos del Corán, predica el derecho al librepensamiento. La otra, basada en los “hadices” o dichos de los profetas posteriores y externos al Corán, sostiene la pena de muerte como castigo para el apóstata.

En un magnífico artículo titulado: “Libertad de conciencia y apostasía en el Islam”, Abdenur Prado hace hincapié en el hecho de que “la libertad de conciencia es uno de los principios más firmemente y reiteradamente establecidos en el Qu’rán, sin que pueda caber la menor duda sobre ello”. Prado justifica esta aseveración con los siguientes versículos del libro sagrado musulmán:

Ciertamente, hemos hecho descender sobre ti
esta escritura divina, que expone la verdad,
en beneficio de toda la humanidad.
Y quien elija ser guiado [por ella],
lo hace por su propio bien,
y quien elija extraviarse,
se extravía sólo en detrimento propio;
y tú no tienes poder para determinar su destino.
(Qur’án 39: 41).

Exhórtales, pues, [Oh Profeta]; tu tarea es únicamente exhortar:
no puedes obligarles [a creer].
(Qur’án 88: 21-22).

Y di: “La verdad [viene] de vuestro Sustentador:
así pues, quien quiera, que crea, y quien quiera, que la rechace”.
(Qur’án 18: 29).

Tú no puedes obligarles en absoluto [a creer].
Aún así, advierte, por medio de este Qur’án,
a todo aquel que tema Mi advertencia.
(Qur’án 50: 45)

Y si tu Señor quisiera creerían todos los que están en la tierra.
¿Acaso puedes tú obligar a los hombres a que sean creyentes?
Ningún alma puede creer si no es con permiso de Al-lâh.
(Qur’án 10: 99-100)

Después de leer esto, nos preguntamos en qué se basan entonces las órdenes de ejecución a apóstatas, emitidas por autoridades religiosas en países como Irán y Somalia. De este último país nos llegó en julio de 2009 la aberrante noticia de que siete personas habían sido decapitadas por milicianos islámicos, a causa de haber abandonado se fe y practicar espionaje. Sucede que estas escuelas de jurisprudencia basan sus sentencias en ciertos hadices que contradicen el precepto coránico a este respecto.

A continuación cito los hadices más comúnmente usados para justificar el asesinato:

“No es lícito {derramar} la sangre de un musulmán, salvo en uno de estos tres casos: el casado que comete adulterio, vida por vida, y aquel que abandona su religión y se enfrenta a la Comunidad”.

“A aquel que cambia de religión, matadlo”

Al igual que sucede en la mafia y en otras organizaciones criminales, se impone la muerte al que decide marcharse.

Toda esta situación se agrava por estar el Islam asimilado al Estado en la mayoría de los países bajo esta fe. Con lo cual, la ley que se aplica a los ciudadanos es la ley que dictan las escuelas de jurisprudencia religiosa, las cuales a pesar de sus contradicciones, han aceptado los hadices precedentes.

Visto lo visto la situación no es nada propicia para el que quiera desvincularse de la religión musulmana. Existe, sin embargo, la esperanza de que algún día se respete la libertad de conciencia en el Islam, gracias a un buen número de intelectuales religiosos que rechazan la barbarie de las ejecuciones a apóstatas, entre otras graves injusticias dentro de su comunidad. Fue este el caso de Hassan Turabi, proclamado apóstata por el Comité de Ulemas Musulmanes de Sudán, en abril de 2006. Lo que le valió esta condena fue haberse declarado a favor del matrimonio entre una mujer musulmana con un no musulmán, además de haber defendido el imamato (sacerdocio) femenino.


Share on Facebook

Share

Read Full Post »


La etimología de la palabra, de origen griego, nos da la idea general: apos (fuera de) y stasis (colocarse). De acuerdo con la definición de la Real Academia Española, es “la negación, renuncia o abjuración a la fe en una religión.” Dicho en otras palabras, en lo referente a la Iglesia católica, mediante el acto de apostatar se anula tu bautismo y dejas de ser considerado como católico. Vale aclarar la diferencia que existe con otros conceptos como herejía y excomunión.

Por una parte el término herejía hace referencia a la negación o modificación de un dogma o creencia dentro de una religión dada. Es decir, el hereje sigue siendo un creyente, sólo que mantiene una visión diferente de la oficial con respecto a una parte de la religión que profesa. Algunos herejes famosos fueron Pablo de Samosata obispo de Antioquía en el siglo III, que sostuvo que Jesús fue un hombre corriente hasta recibir el bautismo,  Arrio (280-336), quien negó la naturaleza divina de Jesús y la existencia de la Santísima Trinidad, esa absurda y extravagante idea católica de que su dios es uno y tres a la vez, o Pelagio, teólogo británico del siglo V quien, entre otras cosas, osó conjeturar que los niños muertos sin bautizar eran aceptados en el paraíso.

Por otro lado está el concepto de excomunión, que según el Código de Derecho Canónigo de 1312, es una medida aleccionadora o medicinal, que pretende hacer recapacitar al afectado para que finalmente vuelva al redil. Quien ha sido excomulgado, al igual que el apóstata, no puede participar del rito de su comunidad religiosa. Hace unas semanas, la Conferencia Episcopal de España amenazó con excomulgar a todo aquel legislador que apoyara la reforma de la Ley del aborto. Sin embargo, cuando se les hizo notar que el rey Juan Carlos I había avalado dicha ley con su firma, sacaron a relucir su ilimitada capacidad de hipocresía, marca de la casa, y adujeron lo siguiente: el caso del rey es un caso único y por tanto recibirá un trato único. Parece que ya no somos todos iguales ante los ojos del Señor.

Cabe destacar que la apostasía no se hace efectiva hasta que no se sigue el procedimiento formal ante la Iglesia. Esto significa que aunque un persona se haya alejado en la práctica de forma total de su religión, sigue considerándose católico, tanto para la Iglesia como para el Estado. Esto es muy importante, ya que las religiones reciben un subsidio según la cantidad de fieles que poseen en un determinado país. Por lo tanto si no apostatas, colaboras no sólo moralmente, sino también económicamente con el culto católico.

Share on Facebook

Share

Read Full Post »

Después de muchas idas y venidas, resultó ser todo más sencillo de lo que aparentaba. En primer lugar, debes dirigirte a la Diócesis (directorio) que corresponda a tu domicilio actual. Tanto si has sido bautizado/a allí como si lo has sido en otro sitio. Es decir que si recibiste el bautismo en una cierta ciudad, pero ahora vives en otra, o incluso en un país diferente, de todas maneras debes iniciar el trámite según corresponda a tu domicilio actual. Son ellos mismos los que se encargan de hacer llegar tu solicitud a la Parroquia pertinente.

En la diócesis tienen, o deberían tener, un formulario estándar para que lo completes. Por tu parte, tendrás que aportar simplemente tu documento de identidad y los datos relativos a tu bautizo: Lugar (Parroquia tal, de la ciudad tal. Si sabes la dirección mejor.), y fecha. No hace falta que estos últimos datos los lleves por escrito, basta con que proporciones la información verbalmente.

La Iglesia tiene la obligación legal de desafiliarte, de modo totalmente gratuito. Incluso, una vez finalizado el proceso, puedes ir personalmente a la Parroquia donde fuiste bautizado, o enviar a un familiar en tu nombre, y solicitar ver el Libro de Bautismos, para cerciorarte de que tus datos hayan sido borrados o tachados completamente de él. Ten en cuenta que en el obispado al que pertenece la Parroquia guardan una copia de estos datos, y es aconsejable que confirmes haber sido tachado ahí también. Esto es importante porque si aún pueden leerse tus datos, podrían seguir contándote como cristiano para las estadísticas, lo cual como explico en la página Por qué apostatar, no queremos que suceda.

Sin embargo, es muy probable que en la diócesis y en la parroquia se nieguen a tachar tus datos, y en cambio realicen solamente una anotación al margen en la que conste tu acto de apostasía. En España, por ejemplo, los libros bautismales están protegidos contra cualquier modificación, por una vergonzosa sentencia del Tribunal Supremo que los considera documentos históricos. Esa sentencia está siendo recurrida por la Agencia Española de Protección de Datos, que entiende que es un derecho de las personas el cancelar su pertenencia a una determinada asociación cuando así lo deseen.

Share on Facebook

Share

Read Full Post »